Jamaica, el país más bello del Caribe

Los latinoamericanos somos una raza cálida en todos los aspectos, desde la manera en que mostramos nuestro afecto, hasta la música que escuchamos y nos hace bailar. Por ello no es sorprendente que en la cima del ranking de nuestros destinos favoritos siempre se encuentran los lugares donde el sol domina. Por estas características el Caribe se ha convertido en uno de los destinos favoritos de muchos viajeros de todo el mundo, en especial de América Latina, siendo Jamaica uno de los preferidos por sus precios accesibles y grandes bellezas naturales.

Para llegar a la tierra del reggae deberás dirigirte al Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México y tomar un avión que hará escala en Miami, aterrizando en Kingston siete horas después. Una vez en la ciudad, misma que en su mayoría es de habla inglesa encontrarás la mezcla perfecta entre modernidad y tradición, con pintorescas casas que datan del siglo XVIII y construcciones recientes que muestran la veloz evolución que ha tenido este lugar en las últimas décadas.

Recorrerla a pie es ideal para disfrutarla por completo, sólo no te acerques al oeste de la cuidad, ya que encontrarás barrios peligrosos con problemas de violencia. La parada obligada en Kingston es el Museo Bob Marley, ubicado en la que alguna vez fue casa del legendario músico de reggae y donde podrás conocer la historia de la figura musical más importante de jamaica.

Contrario a lo que se piense, el precio del hospedaje en Jamaica suele ser un poco elevado y la mejor opción para pasar la noche son los hostales de la zona. Hay algunos muy económicos en la zona centro con precios que van desde los 200 hasta los 500 pesos por noche.

RECOMENDADO:  Hummus de cerveza la botana perfecta para reunirte con tus amigos

Después de pasar la noche, despierta muy temprano y toma un camión que en tres horas cruzará toda la isla y te llevará al lugar más paradisiaco de Jamaica: Montego Bay. Al llegar, lo primero que notarás es el espectacular color turquesa de sus playas, en especial de Doctor’s Cave, ubicada dentro de una reserva ecológica. Además de tomar el sol, podrás realizar diversas actividades como snorkel, buceo y paseos en bote.

Después de bañarte en las aguas del caribe, viaja una hora y media hasta llegar al punto más al oeste de Jamiaca, Negril, donde encontrarás unas profundas albercas naturales que en realidad son acantilados de roca llenos de agua. Antes de abandonar esta población visita su mercado de artesanías y compra esos souvenirs que harán que nunca olvides este viaje.

Si además del sol y las palmeras quieres disfrutar al máximo la belleza natural de este país caribeño, tu destino ideal será Ocho Ríos. Ubicado a hora y media de Kingston, aquí encontrarás hermosos escenarios como Cranbrook Flower Forest, jardines naturales con un estanque y una gran variedad de fauna; Dunn’s River Falls, emblemáticas cataratas visitadas por turistas de todas partes del mundo y Seville Great House and Heritage Park, lugar donde se instalaron los primeros habitantes de Jamaica hace más de 1,500 años.

Necesitarás muchos días para disfrutar de Jamaica en su totalidad, así que dale play a tu disco favorito de Bob Marley, ponte los audífonos y prepárate para varios días de diversión en uno de los mejores destinos del Caribe.