Sofía Niño de Rivera, el Yin Yang de la comedia

Seis años de experiencia han hecho de Sofía Niño de Rivera una de las mejores comediantes de México, que a lo largo de su carrera, ha tenido como influencia a algunos ídolos importantes en este contexto como: Tina Fey, Jenny Lawson, Edward John Izzard, entre otros.

La comedia llegó a su vida desde que era pequeña y en entrevista para Sabores Modelo, tuvimos la oportunidad de platicar con ella para que nos permitiera indagar un poco más en la historia de cómo fue que llegó a los escenarios:

“Desde muy chica mi papá siempre me enseño cosas acerca de la comedia, me ponía programas en la radio, en casa, cosas como La Tremenda Corte, Bill Cosby, programas cubanos, y fue así como comencé a enamorarme del género”.

Haciendo uso de su peculiar humor sarcástico y negro, Sofía nos platicó también acerca del papel que considera que el stand up ha adquirido en México de un tiempo para acá:

“Creo que el crecimiento del stand up no es casualidad, hace seis años la gente no tenía chance de ver lo que había afuera, e Internet fue una oportunidad que pasó a cambiar todo esto y ayudó a satisfacer la necesidad de las personas de experimentar algo nuevo”.

Necesidad que incluso benefició a Sofía y otros comediantes, para colocarlos en el panorama que actualmente están viviendo y disfrutando:

“Todos los shows son diferentes, si tuviera que elegir preferiría los que son más chicos. Generalmente hablo de cosas como la envidia en general, de cosas que me hacen reír y que considero inteligentes y sorpresivas. Me gusta la honestidad y hablar de temas que la gente no está acostumbrada a escuchar”.

Sobre el temor al rechazo durante sus monólogos, comentó:

RECOMENDADO:  Ensalada mason jar con carne asada para llevarla a donde quieras

“No me da miedo el rechazo, aprendí a lidiar con él, en la carrera y en la vida siempre tenemos que lidiar con los rechazos, incluso diría que es necesario para aprender a valorar ciertas cosas. Es el Yin Yang, siempre hay algo que todos tenemos que aprender”.

Una forma de ver la vida que seguramente ha sido esencial para que Sofía sea lo que es hoy en el escenario, una persona que disfruta improvisar y entender que cada público es distinto, como será en el caso de su próxima participación de Mirador Modelo, donde sus expectativas literal son bastante elevadas, pues se enfrentará al reto de tener que hacer comedia a 45 metros de altura:

“Creo que Mirador Modelo va a ser el lugar más divertido para improvisar, quién sabe que va a pasar, eso me divierte. No hay mejor cosa que morir riendo y disfrutar cada oportunidad que tienes de salir de tu zona de confort. Ya sabes, juntar memorias para poder platicar de viejos y no ser aburridos”.