Hace algunos meses la Secretaría de Turismo otorgó la categoría de Pueblo Mágico a 28 comunidades de diversos puntos de la república, en donde destacó la incorporación de uno de los puntos turísticos más visitados de México: Teotihuacán.

Ubicado al noroeste del Valle de México, aproximadamente a 45 kilómetros del Distrito Federal, se localizan los restos de Teotihuacán, poderosa ciudad construida por los mexicas y cuyo esplendor fue en el Periodo Clásico (s III – VII d. C.), cuando contaba con una población de más de 100 mil habitantes y era el centro de la política y comercio en la época.

La Zona Arqueológica de Teotihuacán es el gran atractivo de este pueblo mágico, la cual destaca por tres zonas que son esenciales para entender la cultura de nuestro país.

Pirámide del Sol

Se dice que en la cima de la Piramide del Sol existía un gran templo, sin embargo, hoy es una superficie plana de donde se puede disfrutar una hermosa vista, sobre sus 63.5 metros.

A inicios de la década de los setenta, se descubrió que debajo de la pirámide se encuentra una gruta a la que es posible acceder desde un pozo ubicado a pies de la pirámide.

La Piramide del Sol está entre las 10 más grandes del mundo.

Pirámide de la Luna

En el norte del complejo arqueológico de Teotihuacán se encuentra la Pirámide de la Luna, que con sus 42 metros completa el paisaje típico de la zona.

Junto a esta pirámide, hay una más pequeña.

RECOMENDADO:  5 festivales japoneses que te impactaran

Calzada de los muertos

A lo largo de sus dos kilómetros se extienden una serie de pequeñas pirámides y palacios que alguna vez funcionaron como complejos habitacionales.

Es la columna principal del complejo arquitectónico de Teotihuacán, recorrerlo es recorrer el camino de nuestros antepasados.