Zacatlán, Puebla, grandes sabores y experiencias

México es un país con tradición y una rica cultura que se encuentra entre las mejores del mundo, por arriba incluso de importantes países europeos como Italia, Alemania e Inglaterra; fue también hogar de distintas razas y cientos de tribus prehispánicas que gracias a la convivencia dieron pie al mestizaje que cimentó las bases de nuestra sociedad.

Con tantas influencias a través del tiempo, no es sorpresa que en cada rincón del país se encuentren sitios con un valor histórico incomparable, mismos que han sido reconocidos con el calificativo de Pueblos Mágicos debido a su gran riqueza cultural e histórica.

Dichos pueblos se encuentran ubicados cerca de la Ciudad de México, cada uno cuenta con un encanto que lo caracteriza, y se han convertido para muchos capitalinos y turistas, en destinos ideales para escapar un fin de semana y vivir una gran cantidad de experiencias con sus seres queridos, como por ejemplo, Zacatlán de las Manzanas, en el estado de Puebla.

Rodeado de bosques cubiertos de niebla, Zacatlán se encuentra en lo más alto de la Barranca de los Jilgueros y recibe su nombre del cultivo de manzanas, actividad principal del municipio por la cual es reconocido en todo el país.

La primera parada que tendrás que hacer cuando llegues a este lugar, será visitar la Fábrica de Relojes Centenario, primer establecimiento de su tipo en Latinoamérica, el cual ha realizado una gran cantidad de piezas emblemáticas como el reloj floral del Parque Hundido en la Ciudad de México, el de la Basílica de Nuestra Señora del Roble en Monterrey y por supuesto, el que se encuentra en el zócalo de Zacatlán, creado en 1986 y símbolo del pueblo.

RECOMENDADO:  5 razones para viajar a tierra santa

Si el tiempo es una de tus obsesiones, la siguiente parada en tu recorrido deberá ser el Museo de Relojería Alberto Olvera Hernández, donde podrás observar ejemplares únicos y diversos dispositivos que se han utilizado para medir el tiempo a lo largo de la historia.

Si después de tantos relojes e ideas de viajar en el tiempo se te secó la boca, en Zacatlán encontrarás varias fábricas de refresco de manzana y sidra, prueba uno, te aseguramos que su sabor será distinto a todos los que venden las grandes marcas, ya que son realizados 100 por ciento con frutas de la región.

Camina por el centro de Zacatlán y entra a alguna fonda para comer un delicioso mixiote de pollo, res o conejo, para después ir a conocer el Ex Convento Franciscano, el único en América Latina que a 440 años de su fundación está aún en funcionamiento.

Para bajar la comida emprende una nueva caminata y cruza el pueblo hasta llegar a la Cascada de San Pedro, no tardarás más de media hora en hacerlo y podrás observar su maravillosa caída de agua de 20 metros localizada a un costado de las ruinas del primer templo católico que existió hace más de 300 años en este lugar.

Para terminar tu viaje, ponte las botas y dirígete 25 kilómetros al norte del pueblo para conocer el Valle de Piedras Encimadas, donde tu vista se maravillará con espectaculares cuerpos de piedra de 10 y 20 metros de altura que se han erosionado por lluvia y viento, durante cientos de años hasta tener formas inimaginables, un escenario fuera de este mundo que será la postal perfecta para cerrar un viaje exprés e inolvidable a uno de los sitios más bellos de Puebla.

RECOMENDADO:  5 sintomas que demuestran que eres amante de la cerveza